”twitter”

sábado, 15 de noviembre de 2014

ELG

Está todo bien, 
aunque está todo mal
porque anoche me cansé de cansarme
y que nuestra vida sea la divina comedia,
que nada tiene de divina
y es que así todo debía ser.
Es mi último poema para vos,
aunque todavía sigo mirando tu cuadro preferido
que ya nada tiene que ver con nuestros recuerdos
de mensajes que quedaron en el olvido.
Me dolió que no me hablaras,
me dolió que me ignorarás
cuando detrás de ese "¿estas mejor?"
solo había alguien que quería saber si estabas bien,
nada más,
nada.
Quedará una canción
si es que alguna vez la escuchaste,
quedará una parte de mi en tu casa 
hasta que la tires a la basura
y entonces ya no quedará nada,
nada.
A veces me doles un poquito y lloro
pero creo que es normal
así lo siento,
y ¿Qué es la normalidad?
Fue eso que te llevo al destierro.

jueves, 13 de noviembre de 2014

ESTRADA

Hoy pensé en escribirte para preguntarte:
"¿Suena estúpido si te digo que te extraño todavía?"
Es que caminé por la calle que lleva a la plaza,
no lo hacía desde que lo hice de tu mano
y se sintió un poco triste sabiendo
que no tengo la posibilidad de escucharte.
Y me dieron ganas de llorar un poquito
mientras escuchaba una canción de amor en mis oídos.
Hoy la gente me pareció insulsa
y por un momento tuve el horrible sentimiento
que me perdí a quien podría haber sido
el mejor novio del universo
como te dije una tarde.
El más lindo de todos,
finalmente nunca pudimos disolver la incógnita
del por qué de tu belleza,
a veces creo que sos tan hermoso
que me duelen los ojos de recordarte y lloro.

lunes, 10 de noviembre de 2014

ANÓNIMO

Es como que a veces siento que te fuiste,
que al fin me dejaste
y voy por la calle liviana,
camino sin nada en mente.
Paso los días escuchando la música que me gusta
y mirando las películas que se me cruzan
y está todo bien,
nada me molesta.
Pero otras veces apareces de repente,
con tus frases hechas y tu hermosa cara
y tu abrazo fuerte, y tu sonrisa perfecta
es como si me llamaras al teléfono rojo de mi mente
y me pongo triste.
Y te busco por todas partes,
y te leo y quiero saber como estás.
Y si se que estás mal me dan ganas de volverme invisible
para poder abrazarte sin molestarte,
para que no veas que estoy ahí y no me pidas que me vaya.
Y me dan ganas de llamarte solo para escucharte un segundo,
me dan ganas de darte un indicio que soy yo y cortar
pero nunca lo hago,
como nunca se me ocurre golpearte la puerta.
Borré tantas veces tu teléfono de mi lista
que creo que el aparato ya te agrega automáticamente,
es que la tecnología que me deja saber cuando hablas con alguien que no soy yo
y no me gusta, 
me pone mal,
¿con quién hablas?
no puedo soportarlo.
Entonces me enojo y te odio un poco,
y pienso que no hay alguien más inmaduro que vos,
y me pregunto cómo pudiste y siempre termino diciendo lo mismo,
fui yo de todo fui yo todo mal fui yo
y me largo a llorar.

jueves, 6 de noviembre de 2014

EL FINAL DEL FINAL

Cerré los ojos y por un instante me di cuenta
que todo terminó exactamente el día que supe que todo terminaría,
fue una tarde que estábamos hablando y vos no me prestabas atención,
entonces yo te pregunté si te pasaba algo 
y me contestaste que estabas tratando de hacer lo mejor posible.
Fue como salir de mi y volvernos a ver
y darme cuenta que en ese momento que me miraste 
y me pediste si te podías ir porque se te hacía tarde
me dabas el último beso y yo no pude disfrutarlo.
Tampoco nos llenamos de besos demasiado,
tampoco fue abrazarnos tanto como para crear raíces
yo no quería soltarte porque realmente te quería
pero cuando todo no es demasiado una persona se vuelve estúpida.
Sólo quería hacerte bien para que me hagas bien,
como dice la canción.
Sólo quería que nos hagamos bien.

domingo, 2 de noviembre de 2014

VALIUM

Cerrar los ojos y pensar.
Cerrar los ojos e imaginar
y, de pronto,
en un sueño te convido de mi piel.
Crear una locura exquisita,
a través de un mundo que no existe,
una especie de línea paralela
donde no nos podemos tocar,
sin embargo, te deseo.
Anoche fuiste la llave a mi mundo onírico,
bailamos creando rituales
donde nadie podría encontrarnos jamás,
hoy lo recuerdo
como un hecho verídico que jamás existió.
La realidad de hablar con vos
hasta que las luces se apagan
y volvemos a nuestros mundos desconocidos
donde nada sabes de mí,
donde nada se de vos.
Regalarte orgasmos en forma de poesía,
volverte real en ese instante,
un respiro que viaja por la atmósfera,
desear que llegue a vos y se convierta en energía.
La noche,
la magia,
vos y yo
y una fantasía.