”twitter”

lunes, 8 de septiembre de 2014

UN POQUITO

Me duele el corazón
un poquito.
Me duele el alma
un poquito.
Me duelen los brazos
un poquito.
Me duelen los ojos
un poquito.
Me duelen los labios
un poquito.
Me duelen las manos
un poquito.
Me duelen las ganas
un poquito.
Me duelen los pensamientos
un poquito.
Me duelen los recuerdos
un poquito.
Me duelen los días
un poquito.
Me duele la confianza
un poquito.
Me duele la esperanza
un poquito.
Me duelen las palabras
un poquito.
Hoy duele todo un poquito,
un poquito más que ayer,
pero no tanto como mañana.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

MI ALMA CON TU ALMA

Si tan solo pudiera curar tu alma con mi alma,
poner mis manos en tu alma,
rozar mi piel con tu alma
para que te sientas un poco mejor.
Desearía poder curar tus heridas con mil besos,
tus dudas con millones de caricias,
tus dolores con infinitas calmas,
si tan solo pudiera curar tu alma con mi alma.
Y que en esta primavera renazcan tus sonrisas,
que el sol nos regale una mirada eterna
como la tarde que nos olvidamos de todo
y nos abrazamos para siempre.
Si tan solo pudiera curar tu alma con mi alma.
Llenarte de canciones que alegren tus rincones, 
poemas que rebalsen de estrellas tus pensamientos,
abrazos que te contengan todos los días,
si tan solo pudiera curar tu alma con mi alma.
Me haría realmente feliz tu felicidad,
me harían realmente soñar tus sueños,
me haría realmente calmar mis ansias tu voz tranquila
que venga y me diga:
"cure mi alma con tu alma,
volvamos a empezar".

lunes, 1 de septiembre de 2014

CAEN

Me gusta cuando te alejas entre la multitud
pero no te alejes,
no me gusta cuando no puedo verte
solo me gusta cuando de lejos sigo recorriendote con deseo.
Una canción para alguien que no escucha,
una poesía para alguien que no lee,
anoche pensé en llamarte 
pero todavía sigo queriéndome un poco como para no hacerlo.
Y pensar que ayer
cuando nos tiramos en el pasto a ver el atardecer
vos me sonreíste y me dijiste que
me querías hasta el fin de nuestras vidas.
Yo prometí quererte,
incluso cuando tus rulos cambiaran de color
y, a pesar, que el tiempo comenzó a lograrlo
ayer te vi y nos dijimos que todo había terminado.